AGUA
CARPINTERÍA
CHAPAS
DESTETE PRECOZ
NUTRICIÓN
ROPA DE TRABAJO
TALABARTERÍA
VETERINARIA
RODADOS



CARPINTERÍA
 





Fuentes: Programa de Bienestar Animal de Frigorífico Tacuarembó S.A. ,
Plan Agropecuario, Dra. Déborah César y Dra. Stella Maris Huertas
Alternativas de manejo para una producción de calidad INAC.
Mangas diseñadas para el Bienestar Vacuno y Humano
 

El buen trato a los animales está siendo una exigencia de los mercados. Además, simplifica y facilita el trabajo en los corrales en estos tiempos en que la mano de obra es, relativamente, más escasa y costosa.

Cuando el diseño de las instalaciones está en concordancia con el comportamiento de los vacunos, contribuye a mejorar las condiciones para tratarlos en un entorno de bienestar. Moverlos en ese ámbito facilita la labor del operario y le permite mauor rapidez, y genera menos tensión en el animal.

También disminuye el riesgo de accidentes. Estadísticas del BSE (bienio 200-2001) muestran que el 7% de los accidentes laborales en la rama de actividad 1 fueron provocados por vacunos, que eran entonces el segundo agente de accidentes, detrás de los caballos.

Finalmente, aporta a la obtención de buena calidad y cantidad de producto animal.


Conceptos esenciales

En su estado natural, sin domesticar, los vacunos vivían libres en las pasturas. Defender su vida de los predadores era una preocupación básica en esas circunstancias. Y aún hoy, domesticados, ese recuerdo atávico persiste en su memoria.
Encerrarlos en corrales les genera tensión, porque limita su posibilidad de alejarse de los predadores. El solo hecho de entrar en ellos los pone nerviosos, ya que los predadores (hombres) invaden permanentemente su Zona de Fuga, situación que el vacuno considera riesgosa para su vida.
Es esencial tener en cuenta este concepto a la hora de manejar los animales, en cualquier tipo de encierro. La tensión nerviosa genera reacciones físicas que deterioran la calidad de la carne y provocan situaciones de riesgo.
El primer criterio a aplicar para un buen manejo en corrales es que los vacunos estén el menor tiempo posible dentro de ellos.
El ambiente más adecuado a sus pensamientos hace menor la necesidad de impulsarlos a moverse con apoyos adicionales: perros, picanas, arreadores. Al disminuir los riesgos de accidentes y la tensión, aumenta su bienestar (se obtiene carne de más calidad) y el de los operarios (trabajan mejor, corren menos riesgos, hay menos accidentes).

Los corrales “nuevos”

Hace 10.000 años, los asirios manejaban sus ungulados en corrales de forma circular .
El conocimiento de la conducta de los vacunos permite plantear corrales más “amigables”. Hemos diseñado mangas basadas en cinco principios de comportamiento de los vacunos:
· El miedo como factor desencadenante del movimiento
· La visión periférica
· El hábito gregario
· La costumbre de seguir al líder
· La tendencia a procurar volver al lugar por donde entraron.

La forma circular (Foto 1) apoya la tendencia a volver a la entrada, buscando salir de un lugar que los pone en tensión.
Un corral principal sin rincones (ángulos de hasta 100º) facilita el movimiento y el encierro en los trascorrales, en el huevo y en el tubo, evita los apelotonamientos y hace más fluido el arreo dentro de los bretes.
Dos trascorrales previos al huevo, con tamaños apropiados, hacen más eficiente el movimiento en los corrales y más rápido el trabajo.
Al estrecharse los encierros, aumenta naturalmente la tensión de los animales. Cuanto menos tiempo se detengan en estos sectores estrechos, menos tensión sufrirán.
El tubo curvo se encuentra ubicado a la mitad del recorrido. Desde ese sitio en adelante los animales vuelven al lugar por donde entraron.
Una serie de porteras ciegas y caladas, según su posición y su necesidad, apoyan los principios del comportamiento.
Los corrales de descarga dan tres opciones de aparte o clasificación.
La forma circular acorta los desplazamientos de los operarios desde la zona de trabajo (tubo, cepo, balanza) hasta los lugares de encierre (manga principal, trascorrales) y aparte (bretes de descarga), contribuyendo a la efectividad del trabajo.

Los corrales nuevos y los tradicionales

Al decir “tradicionales” aludimos a las mangas rectangulares, de alambre o de tablas, y a los tubos rectos. No nos referimos a las mangueras de piedra, los encierros de palo a pique, de tunas, de palmas o de bananas bagualas, que fueron de forma circular.
Si se hace de alambre, la forma circular encarece mucho la inversión. En esta concepción, el alambre es apto sólo para determinadas divisiones internas.
Para construir una manga circular con alambre se necesitan más riendas y más mano de obra. El mantenimiento es más dificultoso para conservar tensos y uniformes los alambres en curva, sin afectar la posición de los postes. Más caro y menos efectivo.
Proponemos hacer de madera estos corrales “nuevos”. La calidad de la madera debe estar en concordancia con las posibilidades de quienes los construyen y con las posibilidades que permite el diseño. El costo se incrementa por la madera y se disminuye por la mano de obra. La instalación se realiza más rápidamente.
A igual capacidad, las mangas tradicionales necesitan más espacio. Los ángulos rectos, donde se “embola” el ganado, generan necesidad de espacio extra, adyacente, para que los operarios puedan deshacer esos “aprietes”.
Con los nuevos diseños, corrales para manejar 450 vacunos adultos caben en un círculo de 68 metros de diámetro. Es una superficie inferior a la que se necesitaría para mangas tradicionales de la misma capacidad. A igual cantidad de ganado, los corrales nuevos se manejan con menos cantidad de operarios. No son más caros porque tengan nuevos principios de diseño y el número de cabezas no genera restricciones para diseñarlos con estos criterios.
El proceso de cambio

Siempre, la mejor manga es la que uno ya tiene.
No es razonable deshacer lo hecho para instalar corrales nuevos, por más argumentos reales y señales del mercado que nos impulsen. Más aún, si están en buen estado y operativos.
Si reforma, hace nuevo o repara a nuevo sus corrales, tiene oportunidad de incorporar estos criterios.
Quienes tengan mangas con dificultades en la fluidez de su manejo pueden mejorar mucho su efectividad haciendo pequeñas modificaciones. A veces, agregando unas tablas. Otras, cambiando de lugar una portera o el sentido del tránsito dentro de las mangas.
No siempre es sencillo reconocer esto acerca de las mangas en que uno ha operado toda la vida y no ha tenido oportunidad de confrontar su efectividad trabajando en otras. La comparación y la consulta aportan elementos para comprender la aptitud y la eficiencia de lo que uno tiene.
Todo esto se traduce en lo práctico, en lo inmediato o en el mediano plazo, en resultados económicos.

Los diseños

La capacidad o el tamaño del corral le confieren características específicas al diseño.
Sobre idénticos principios para la construcción, existen diferentes modelos para diferentes capacidades, de acuerdo a necesidades específicas.
La foto 1 muestra la opción para 450 cabezas adultas. Los bretes se ubican adentro de un círculo imaginario de 68 metros de diámetro. El tubo es de 15 metros de longitud, y tiene cepo y balanza incorporados. Este diseño incluye tres mangas de descarga o aparte.

De la realidad

Al aplicar los diseños en el terreno y en situaciones particulares, se realizan determinadas adaptaciones para cumplir con las necesidades del predio y del productor.
Este punto es particularmente importante, ya que, como dijimos, sobre la base de idénticos principios de comportamiento, las soluciones adaptadas a una situación particular son diferentes.
El tipo de explotación, el tamaño y el lugar de ubicación de los potreros dentro del predio, la topografía, la orientación, el tamaño relacionado a la capacidad de las divisiones internas, la cantidad de operarios y su capacitación, etc., son elementos diferenciales a la hora de construir las mangas en el terreno.
Para una buena instalación y para que el trabajo dentro de ellas sea eficiente, hay que modificar el diseño base y hacerlo a medida de cada caso en particular.
En la foto 2 se presenta un ejemplo para 150 cabezas adultas, adaptado a condiciones particulares de un establecimiento.

Los operarios

El buen criterio, el buen juicio, la tranquilidad en el trato y el manejo de los vacunos, son elementos fundamentales para lograr la correcta operación de estos diseños.
Pero la capacitación de los operarios es estrictamente necesaria para obtener el máximo provecho de esta tecnología.

CONTÁCTESE con